Skip to content

Sinofobia

Las culturas de los distintos pueblos están conformadas por todas aquellas tradiciones e historia que lo enriquecen. Otros dicen que la cultura de un país, es, simplemente, su gente; por ello toda la creación, acervo y aprendizajes forman su sabiduría. En el caso de la sinofobia es distitno, conoce por qué.

El afecto vivido hacia lo autóctono, particular de cada país, acompaña a sus habitantes dentro y fuera de sus fronteras. Esto es conocido como idiosincrasia y con el transcurrir del tiempo, se transforma en nacionalismo. Cada país respeta la cultura del otro, su historia, orígenes, arte y gente, cada manifestación que los hace distintivos. Eso puede ser definido como respeto al acervo cultural de las regiones.

Lamentablemente, por diversas causas, existe un grupo de personas que no muestra respeto por las culturas ajenas, las desprecia. En la medida de lo posible, emiten comentarios negativos hacia lo que sea distinto o foráneo. Esta aversión puede convertirse en odio o por el contrario, en temor a todo lo de una cultura en particular.

 Definición de Sinofobia

sinofobia

Es definido como un constante, poco usual e infundado rechazo a China, a su cultura o a su pueblo. Todo lo relacionado con este país del continente Asiático, constituye el objeto del pánico generado en esta fobia.

Esta definición puede ampliarse cuando el afectado, como mecanismo de defensa, en lugar de temor, también demuestra desprecio y discriminación. Se pierde totalmente la humanidad desde la óptica del respeto al derecho ajeno y los sentimientos son de hostilidad. Describe los hechos y comportamientos hacia una minoría poblacional (generalmente lo sufren los chinos que viven fuera de su país).

Estos sentimientos negativos dan a entender que la sinofobia puede ser considerada, en términos culturales, una especie de xenofobia. La xenofobia es el vocablo utilizado normalmente para describir el desprecio por los inmigrantes. El sinófobo puede desarrollar en el tiempo, xenofobia hacia la cultura a la que teme irracionalmente.

Gracias a la migración, los chinos se han establecido en diferentes partes del mundo, constituyéndose en el blanco de estas acciones. Esencialmente se refiere a una segregación étnica, generalmente relacionadas con la política y la economía de los países receptores. Este sentir anti – China va direccionado al país como tal, y puede extenderse como prejuicio racial (hacia sus habitantes).

Existen sinofóbicos hacia China, sinofóbicos hacia los ciudadanos procedentes de China y sinofóbicos hacia el país como a sus habitantes.

 Orígenes de la sinofobia

Desde el punto de vista internacional, China en los últimos años ha estado a la vanguardia del avance tecnológico. Esto, aunado al crecimiento económico (que se traduce en poder frente a otras potencias) y cantidad de población. Todo hace pensar que China es uno de los pocos países que puede ser comparado con Estados Unidos como potencia.

Por otra parte, desde lo político, China es un país con un gobierno hegemónico, con un solo partido político socialista.

También, visto desde lo obrero, en China funciona una industria manufacturera capaz de abastecer a gran parte de planeta. Su mano de obra es calificada y estable, así como autosustentables y goza de políticas de trabajo beneficiosa. Esto genera una competitividad alta a nivel económico, lo cual causa resentimiento en los países afectados por esta situación.

Aun con todo lo mencionado a favor, en China la población emigra de forma continua, sin afectar en nada su estabilidad. Los destinos más frecuentes para establecerse son América Latina y el Este Europeo, originándose dificultades debido a las diferencias culturales. Importante es mencionar la diferencia del lenguaje, que los aísla del resto de las culturas receptoras luego de emigrar.

Visto desde la perspectiva china, es un problema que surge desde la discrepancia en cuanto a cultura, sintiéndose privilegiados, únicos. Esto genera sentimientos de orgullo y superioridad en los chinos, creyendo que por la fuerza y longevidad de su legado, prevalecerán. De esta manera sienten que pueden vencer al racismo.

Clasificación de la sinofobia

Desde el punto de vista clínico, muchos especialistas no están de acuerdo en describirlo como una fobia. Esto es porque no les representa un trastorno involuntario, sino una aversión perfectamente consciente que genera racismo, rechazo y odio. Es más bien considerada una anomalía social, que se expresa a todo nivel, desde los gobernantes hasta la ciudadanía.

 Relación de la sinofobia con otros tipos de fobia

Se relaciona con la xenofobia, y con la xenoglosofobia, la cual es la aversión por otro lenguaje diferente al nativo. Crean formas de burlarse de los chinos por su manera de hablar y tono de expresión. Se relaciona igualmente con el desprecio por la cultura rusa, llamada rusofobia, ya que ambos países son de doctrina socialista.

 Listado de países con sinofobia

  • Vietnam. Debido a una querella territorial marítima entre Pekín y Hanói. Este conflicto se ha crecido en el tiempo y a la fecha constituye un problema diplomático difícil.
  • Myanmar. Por un conflicto originado con unos trabajadores chinos que trabajaban en las minas de Myanmar. Estos fueron secuestrados, golpeados y amenazados para que dejaran el trabajo en esa mina, siendo liberados días después. Hay muchos proyectos de inversión en la zona en los cuales hay capital chino, lo cual genera problemas de todo tipo.
  • Zambia. Derivados desde el gobierno, ya que en ese país existe una gran riqueza minera y China está inmersa en el sector. Por esta razón, existen muchas empresas chinas establecidas en Zambia, lo cual genera malestar en la población trabajadora. Se han generado conflictos que han originado muertos, tanto chinos como locales, y grandes quejas por el grave impacto ambiental.
  • Mongolia. China es el mayor comprador del carbón extraído en las minas de Mongolia, esto suena bueno a nivel económico. El problema surge cuando los mineros chinos llegan a minimizar fuentes de trabajo a los mongoles, lo cual desata sinofobia. Hay grupos dedicados a agredir a los chinos en las calles capitalinas.
  • Kirguizistán. En este país minero, existen alrededor de 200 yacimientos mineros, de los cuales un cuarto pertenece a inversión china. Además, existe gran explotación a los mineros kirguizos en estas compañías mineras, ya que no son respetadas las condiciones contractuales. La sinofobia ha escalado gracias a una gran cantidad de inmigrantes chinos tomando control de las actividades económicas en la capital.
  • Ghana. En este país, la sinofobia toma un punto de ambivalencia, por una parte, en el sector minero ocurren irregularidades graves. Mientras que por otro lado, se acusa a los chinos de ser los responsables del mejoramiento económico en la zona rural.

 Tratamiento para la sinofobia

Por no considerarse abiertamente como una fobia común, ya que en lugar de temor genera violencia, la ciencia lo describe como patología. Así que debe recibir el tratamiento como un trastorno grave que afecta la personalidad, como una enfermedad mental grave. El tratamiento incluye desde fármacos hasta sesiones de terapia conductual y de grupo, con acercamiento a la realidad que se rechaza.

 Consideraciones finales

Sinofobia

Los seres humanos necesitamos aprender que todos somos iguales, sin importar absolutamente nada. Resulta absurdo y ofensivo pensar que se desprecie a alguien por el simple hecho de proceder de su país. Constituye un notable retraso social, ya que los tiempos actuales nos invitan a la globalización, a la inclusión, a la aceptación.

El mundo cambiará cuando la mentalidad del ser humano evolucione con los cambios que le exigen los tiempos actuales. Se trata de ver la riqueza de cada cultura y aprovecharla al máximo para enriquecer la propia, fusionando, aceptando y valorando.
Resulta muy preocupante y triste pensar que existan en nuestro mundo actual situaciones de sinofobia, rusofobia o anglofobia. Todos estos comportamientos derivan al odio, al rechazo, a la exclusión, a la hostilidad… a la xenofobia.

Constituye un motivo de preocupación que alguien no pueda aceptar al otro no importa de dónde provenga. Es más fácil enfocarse en lo positivo y así tratar de construir una sociedad tolerante y de progreso.