Saltar al contenido

Pogonofobia

La pogonofobia es el rechazo que sienten las personas a las barbas. Aunque siempre se ha asociado a la sabiduría, al estatus social y a la potencia sexual, existen personas que no pueden ni verla.

Pogonofobia: Causando rechazo de 1851

Desde 1851 se utiliza el término de pogonofobia para describir el rechazo hacia las personas que se dejan barba. Pero no todos tienen el mismo tipo de rechazo. Hay algunos que no les gusta el bigote, o la barba completa, o la barba de unos días. Pero lo que está claro es que produce un miedo irracional, persistente en el tiempo y desproporcionado. Un problema psicológico que contrasta con la mayoría de personas que sienten admiración por las barbas. Al contrario la pogonofilia, es el amor por las barbas.

Una fobia que no se puede descuidar

Al igual que ocurre con otras fobias, la pogonofobia produce miedo, ansiedad extrema, sudoración, náuseas, sudoración, palpitaciones, falta de aire, boca seca… Son síntomas afines a cualquier fobia. No deben de producirse, si seguimos una lógica, pero se producen. Aunque también hay que reconocer que la pogonofobia es un tipo de fobia muy poco usual. Pero hay que tener en cuenta que sólo hay 250 fobias reconocidas y el 7% de la población mundial siente alguna de ellas. Por tanto el porcentaje de personas que padecen esta fobia es baja, pero se da y es real.

Causas de las fobias

Con la pogonofibia ocurre igual que otras fobias: tienen su causa y origen. En muchos casos puede deberse a experiencias traumáticas a edad temprana. O también puede ser a causa de predisposiciones internas. Puede deberse a los mismos genes, o al rechazo sistemático de la propia persona. Y para tratar esta fobia, porque es una enfermedad psicológica, recomendamos una terapia psicológica. Todo este tipo de miedos irracionales deben ser superados para tener una vida plena. No es fácil superarlos, por ello recomendamos ayuda de profesionales que sabrán como atacar el problema mejor que nadie.