Saltar al contenido

Motefobia

El miedo por los insectos y más los voladores es un instinto natural de los seres humanos. Sin embargo, hay personas que sienten un pánico incontrolable por insectos como las mariposas y las polillas. A este temor extremo se le conoce con el nombre motefobia. En este artículo, explicaremos el problema que representa este trastorno que afecta a muchas personas.

 ¿Qué es la motefobia?

motefobia

Se trata de un miedo irracional por la familia de los lepidópteros, la cual está integrada por las mariposas y las polillas. Estos pueden ser un simple insecto para gran parte de las personas. No obstante, para algunas personas la motefobia representa un problema muy serio que puede afectar las actividades de su vida diaria.

Se pueden encontrar casos de personas que ante la presencia de una polilla, llegan a imaginar una amenaza que supone un peligro para su vida. Reaccionando de forma histérica y perdiendo totalmente la cordura, con ataques de pánico y episodios psicóticos sin sentido real.

Esta fobia, es un trastorno al cual no se le da la misma importancia que a otras más comunes como la claustrofobia o la acrofobia. A pesar de esto, es un comportamiento que acarrea un problema tanto para la víctima como para los parientes cercanos. Los cuales no pueden comprender el miedo que les causa las polillas y las mariposas, por esta razón es importante conocer sus causas.

¿Qué origina el miedo a las mariposas?

Para la mayoría de las personas son insectos de gran belleza, que presentan hermosos patrones de colores en sus alas. Por otra parte, existen individuos a los cuales les causa temor y desagrado la presencia de estos insectos. Encontrar la causa exacta que origina este trastorno fóbico en las personas no es tarea sencilla. Sin embargo, al igual que la mayoría de los miedos irracionales se pueden establecer varias causas como punto de partida. Entre las cuales tenemos las siguientes:

Experiencias de la niñez.

Se ha comprobado, que el origen de esta condición se desarrolla en su mayor parte durante la niñez o inclusive durante el periodo de gestación. Ya que durante esta etapa los niños suelen jugar con insectos, lo cual pudo haber desencadenado un encuentro traumático con una mariposa o polilla. Asociando este evento, a una amenaza que representa un peligro para la vida de la persona.
Inducción.

Una causa común que tiene que ver con el desarrollo de las fobias es la inducción. Las personas que hayan tenido una reacción alérgica a una mariposa o polilla, estará mas susceptible a padecer de motefobia. Generando un evento que marca la vida del individuo, el cual será difícil de olvida. Por consiguiente, evitara a toda costa las mariposas por el temor de volver a sufrir una reacción alérgica, igual que en el pasado.

Psicologia.

Existe una teoría que no está comprobada por la comunidad científica, pero que asocia esta fobia a la feminidad. La cual, considera a las mujeres y hombres afeminados como las personas más proclives a padecer de este trastorno. Esto se debe al simple hecho, de no poseer suficiente coraje para enfrentarse a este insecto.

Síntomas principales de este trastorno

Las causas que provocan este trastorno se pueden presentar de manera imprevista en cualquier lugar. Ya que es un insecto muy común en la naturaleza y su hábitat por lo general, se puede conseguir en cualquier parte. Esto representa un gran problema para las personas con este trastorno, ya que pueden vivir experiencias muy desagradables en público. Dentro de las respuestas sintomáticas más comunes tenemos:

Estrés

Es una respuesta natural del cuerpo, en la cual se experimenta una tensión física y emocional producto de una situación frustrante. En este caso, una mariposa o polilla puede provocar un comportamiento estresante en la persona con motefobia.

Ansiedad

Se trata de una condición emocional anticipada frente a estímulos externos como las mariposas. Este comportamiento puede ser muy intenso y prolongado, en estos casos lo más recomendable es manejarla a través de tratamientos.

Pánico

Cosiste en una alteración física y emocional del comportamiento del individuo en situaciones que no puede controlar. Para las personas con motefobia, los ataques de pánico pueden presentarse en cualquier lugar de forma inesperada. Ya que es causado por un insecto muy común en vida de las personas como la mariposa.

Taquicardia

Provocada por un aumento de los latidos del corazón, este síntoma coloca al organismo en alerta ante una situación que represente un peligro. La simple presencia de una mariposa volando, puede desencadenar un episodio de taquicardia en la persona con este trastorno fóbico.

Parálisis instantánea o temporal

La movilidad de la persona se ve limitada por el miedo que induce el trastorno fóbico hacia las mariposas. Esta reacción neutra, es un comportamiento que se puede observar en las personas con miedo a las polillas.

Tratamientos para controlar el miedo a las mariposas

La motefobia puede ser una condición difícil de controlar para la persona, que puede experimentar situaciones desagradables en público. Por esta razón, es importante realizar los tratamientos adecuados para manejar este tipo de comportamientos irracionales. Dentro de los métodos más comunes para tratar esta fobia tenemos:

Terapia de exposición

Este método es muy efectivo para eliminar el temor en la persona. Consiste en insensibilizar el miedo a través sesiones de exposición forma directa y gradual con las mariposas o polillas. De tal modo, que el paciente se familiarice con ellas y pierda el temor que estas les causa. Es una terapia que requiere de mucha constancia y que de realizarse de forma correcta, puede ayudar al paciente a controlar sus temores.

Terapia cognitivo-conductual

La base de esta técnica es la restauración del pensamiento negativo que se tiene hacia la causa que genera el trastorno. En este caso, se modifican las emociones y los pensamientos hacia las mariposas a través de técnicas de relajación y tolerancia a la angustia.

Programación neurolingüística

Se trata de una técnica que permite comprender la causa raíz que provoca el miedo en el paciente. Una vez que se determina la causa principal, se puede modificar la conducta de la persona a través de psicoterapias.

Medicamentos

Es poco común que los médicos apliquen esta opción. Sin embargo, solo se recomienda en casos extremos en donde el trastorno sea fuerte y el paciente sufra ataques de pánico o ansiedad.

Los antidepresivos y anticonvulsivos ayudan a calmar la sensación de peligro que provoca el trastornos en el individuo. A cambio de esto, el paciente puede sufrir efectos secundarios por la ingesta de estos medicamentos. Por lo tanto, no es factible el uso prolongado de estos fármacos sin la debida autorización de un medico.

Consejos y recomendaciones para afrontar la motefobia.

motefobia

Los tratamientos para la desensibilizacion gradual hacia el estimulo fóbico es una de las mejores maneras de superar la motefobia. De igual forma, el paciente puede comenzar a controlar el miedo por las mariposas aplicando los siguientes consejos:

  • Visualizar imágenes, fotos y vídeos de mariposas a través de internet.
  • De ser posible, organizar un grupo de personas con el mismo trastorno fóbico. Con ello, se puede compartir experiencias y temores en común con otras personas.
  • Es importante que los familiares y amigos cercanos presten apoyo en todo momento a la persona afectada. Evitando que el paciente se sienta solo y deprimido por su condición fóbica.

Cabe resaltar, que las técnicas de auto ayuda mencionadas no muestran resultados inmediatos, es un proceso que puede tardar días, meses o años. Lo importante de todo esto es, mantener la determinación y la seguridad de que se puede superar completamente el miedo por las mariposas.