Saltar al contenido

Ergofobia

Para algunos trabajar es una necesidad, para otros un placer; pero ¿será posible que el trabajo se convierta en fobia? En este artículo te mostraremos las causas, síntomas y todo lo relacionado con la Ergofobia, el miedo al trabajo.

Miedo vs Trabajo

ergofobia

Toda persona puede lograr un equilibro emocional cuando se cuenta con un trabajo. Trabajar se traduce en ingresos económicos, alta autoestima, relaciones sociales, etc. Dado a que la mayor parte del día lo pasamos en nuestro trabajo, disfrutar de este es lo recomendado.

No obstante, hay para quienes el trabajo representa un estrés y una amenaza a la salud psicológica. ¿Sientes rechazo a tu lugar de trabajo? ¿No soportas el clima laboral? ¿Cada vez que vas a trabajar te sientes mal? Posiblemente es que padezcas de miedo al trabajo, una extraña fobia que explicaremos detalladamente en este artículo.

El miedo es una emoción negativa que experimenta todo individuo. No obstante, el miedo es necesario porque activa mecanismos de defensa. Pero, si este miedo no se controla, entonces puede transformarse en una perturbación psicológica denominada: fobia.

 Ergofobia / miedo al trabajo

El trabajo genera placer, estabilidad económica, y alta autoestima. Las actividades laborales demandan un excelente desempeño y dedicación. Pero cuando a la persona no le gusta el trabajo que ejerce, dedicarle ocho horas diarias resulta aterrador.

Cuando existe una exagerada incomodidad al campo laboral, la persona podría estar enfrentando la Ergofobia. Aunque es una fobia rara, muchos la padecen sin saberlo. Algunos trabajadores pueden sufrir de ansiedad desde el momento en que se trasladan a su lugar de trabajo. Otros experimentan este miedo cuando apenas buscan trabajo.

Ese temor persistente e irracional hacia el trabajo, puede desencadenar en un bajo desempeño laboral, y conllevar a problemas económicos. Quienes sufren esta alteración evitan desarrollarse en el campo laboral. Es sin duda una fobia que incapacita, es un trastorno de ansiedad social.

 Causas de la psicopatología

Son dos los tipos de individuos con esta fobia, los que tienen años laborando y los que nunca han trabajado. Investigadores afirman que las causas de este temor descontrolado son diversas. Una de ellas puede ser la experiencia de una situación estresante, una vivencia traumática. Sin embargo, se cree que la fobia al trabajo también sea causada por otros factores como el realizar presentaciones en público. Estas situaciones hacen que el individuo evite un mayor contacto con el trabajo.

Otra de las causas de esta fobia es que el trabajador tenga un problema de autoestima. Esto puede deberse a que la persona se crea incapaz de cumplir con sus responsabilidades laborales. Pero para que tengas detalladamente las causas de la Ergofobia, te mostraremos una lista:

  • Vivencias negativas: experiencias traumáticas relacionadas al campo laboral. Accidentes laborales.
  • Zozobra: ansioso por naturaleza. Miedo a ser rechazado.
  • Conflicto emocional: inestabilidad en el estado de ánimo. Trastornos depresivos.
  • Genética: factores hereditarios.

Características

  • Exceso: una de las principales sensaciones de miedo al trabajo, el excesivo temor al mismo. Experimentarlo resulta fuera de lo normal.
  • Ilógico: la persona que padece esta fobia siente un temor incongruente. Sin embargo, el mismo es capaz de reconocer lo ilógico de su miedo.
  • Incontrolable: a pesar de reconocer su miedo irracional al trabajo, la persona no puede controlar dicho temor. Esta sensación se adueña de la mente de la persona.
  • Constante: el miedo al trabajo puede aumentar gradualmente durante actividades en el área laboral.
  • Evitación: la persona con fobia al trabajo suele evitar toda actividad relacionada con el campo laboral. En algunos casos con el abandono definitivo del mismo.

 Síntomas

Los trastornos fóbicos suelen presentar síntomas similares. Por tal razón, la sintomatología de la Ergofobia frecuenta alertas en lo físico, cognitivo y conductual, principalmente la ansiedad. A continuación te mostraremos un listado de los síntomas del miedo al trabajo:

  • Físicos: aumento cardíaco, sensación de asfixia, exceso en la sudoración, rigidez muscular. Asimismo, la persona experimenta incomodidad estomacal y a nivel de cabeza, mareos y resequedad en el área de la boca.
  • Cognitivos: asaltos de pánico, sensación de alucinación, ansiedad y disminución del nivel de concentración.
  • Conductuales: la persona adopta conductas evasivas. También tiende a no acudir al trabajo con frecuencia. Se entristece fácilmente ante llamados de atención.
  • Inseguridad: se culpan constantemente de los inconvenientes laborales. Dudan de su eficacia en todo lo que realizan.

Tratamiento para la Ergofobia

Aceptar que se padece una fobia es sumamente importante para superar el temor incontrolado. En el caso de las personas que sufren de miedo al trabajo, suelen reconocer tal padecimiento. Sin embargo, estudios indican que no todos acuden a buscar ayuda.

Lo más recomendable es acudir al psicólogo, este especialista dará con un diagnóstico acertado. Favorablemente existen terapias efectivas para tratar esta fobia. El paciente con Ergofobia será sometido a psicoterapias para superar la condición y disminuir el nivel de ansiedad.

La Terapia Cognitivo Conductual es una de ellas. El psicólogo tiende aplicar al paciente técnicas expositivas para que combata el miedo exagerado al trabajo. También la desensibilización sistemática es común en este tipo de terapia. Está muestra al paciente la situación temida a fin de que este afronte el desvío de sus creencias.

Otro mecanismo es la Terapia Transpersonal de meditación que fusiona el Zen, el Yoga y el Tai Chi. Con esta terapia, el paciente debe iniciar una alimentación balanceada y realizar ejercicios de regresión.
Asimismo, el Psicodrama es muy utilizado en el tratamiento del miedo al trabajo. Es una técnica moderna que permite imaginar el problema desde otra posición. La actuación y movimientos son empleados por el paciente bajo guía del psicólogo. Esta terapia ha dado resultados positivos en el control de la ansiedad.

Otras técnicas utilizadas para tratar el miedo al trabajo son las de relación o reestructuración cognitiva y el Mindfulness. Solo en algunos de los casos, suelen administrarse al paciente fármacos ansiolíticos. Este procedimiento se implementa para mantener a la persona en su puesto de trabajo mientras se aplica la psicoterapia.

Venciendo el miedo

Ergofobia

En algún momento de nuestra vida laboral quizás hayamos experimentado algún desgano de acudir a nuestro lugar de empleo. En otras ocasiones posiblemente hemos tenido esa sensación de inquietud cuando pensamos en el trabajo. Pero no siempre estas conductas se relaciona con la Ergofobia.
El miedo al trabajo tiene una sintomatología especial, sobre todo una ansiedad constante y permanente. Es importante hacer un diagnóstico para determinar con exactitud si se sufre o no de esta fobia.
Para realizar esta evaluación deben considerarse los siguientes criterios:

  • Miedo frecuente: temor irracional. Sentirse obligado de ir al lugar de trabajo.
  • Crisis: el pánico ataca al trabajador sin dejarlo en muchos de los casos ejercer su trabajo adecuadamente.
  • Malestares: su vida diaria se ve afectada por comportamientos de alejamiento. La persona evita tener contacto alguno con compañeros de trabajo o actividades relacionadas con este.

Actualmente existe una discusión sobre quién es el principal afectado: el trabajador o la empresa. Hay quienes aseguran que esta fobia perturba más al trabajo. Lo cierto es que este tipo de miedo es persistente y debe ser tratado por un médico y psicólogo.

El miedo al trabajo es una condición mental, pero también emocional. Por lo tanto, la persona siente ansiedad, intranquilidad de estar rodeado de otros trabajadores. Esta fobia debe vencerse y así evitar padecer de otros problemas como el económico.