Skip to content

Coprofobia

En el complicado mundo de las fobias hay espacio de sobra para todas las variedades. Así se llega a una fobia particular llamada coprofobia y que explica el temor a las heces.

El limite de las defensas

coprofobia

Las fobias originan en los seres humanos situaciones de tensión inimaginables causadas por un miedo irracional que no tiene fundamento. Esto hace que las personas busquen la forma de evitar el peligro inminente que ven en sus mentes. Que sólo está en sus mentes.

El miedo es una simple expresión que no explica totalmente lo que produce cualquier fobia. La ansiedad y angustias provocadas pueden poner al límite las defensas de los seres humanos.
Las dificultades empiezan a presentarse cuando las personas planifican su existencia según un fin. Ese fin es defenderse de la fobia presentada, por lo que se llega a hacer locuras.

A lo que llamamos locuras suelen ser estrategias fríamente planificadas que buscan escapar. Pero escapar de un miedo que sabemos es irreal, pero que igual nos agota y enloquece.
Dentro de la amplia gama de fobias que padecemos los seres humanos existe una inimaginable variedad que supera las energías de vida de los mismos y que ponen a prueba su psique.

Las sensaciones como: miedo, ansiedad y otras se repiten en esta particular fobia. La misma obliga a las personas a no permitir cruzar la vista con las heces, evitando esa dolorosa experiencia.
Y es que… ¿imagina usted no poder cubrir una necesidad básica por temor o espanto? Estos es lo que sucede con la Coprofobia y la razón por la que atrae nuestra atención.

Definición de Coprofobia

Las sensaciones como miedo, ansiedad y otras se repiten en esta particular fobia. Obligando a las personas a evitar cruzar a la vista las heces.
Es casi seguro que esta escatofobia, término también usado para la coprofobia, deba requerir la intervención de la ayuda psicológica. Caso similar sucede con otros eventos afines que producen depresión por alguna razón específica. Su origen se basa en el término greco: kropos, que es el utilizado para la palabra estiércol.

A menudo la coprofobia no se reduce a un simple temor a las heces. Se amplía su campo afectando a quien lo padece y obligándolo a sentir aversión. Una aversión que puede llegar hasta no querer usar las salas de baño u otro elemento para un fin similar.

Quienes sufren las consecuencias de esta fobia están sumamente claros de la necesidad de tratamiento profesional para poder superarla. Esto a pesar de estar seguros que los temores provocadores no son sustentados y son totalmente fuera de razón.
Pero claro, no sería la primera ni la última vez que el ser humano se enfrenta a una lucha sangrienta. Luchar por lograr su superación personal y la separarse así de sus temores, frutos de su propia psique.
La coprofobia logra crear personas incapaces de enfrentar los miedos y ansiedades con sus propias herramientas. De esta manera las personas se convierten en esclavos de su propio miedo. El cual es capaz de generar enfermedades secundarias producidas por los mismos.

Estas enfermedades parásitas o producidas por una principal, son las que acentúan los efector primarios. Haciendo sentir a quien la padece el peso inclemente de sus miserias humanas hechas realidad. Más bien hechas heces.

 Síntomas físicos de las fobias en general

Las fobias en general tienen síntomas comunes

  • Pensamientos que responden con exceso ante un estímulo. Fuera de la realidad, por decirlo de alguna manera.
  • Aumento excesivo de sudoración que se repite frente al mismo estímulo una y otra vez.
  • Padecer de temblores incontrolados que reconocemos como fruto del miedo provocado pro nuestros pensamientos.

Pero las particularidades de cada fobia agregan sus propios síntomas

Conozcamos los síntomas de la Coprofobia

Los afectados por la coprofobia suelen desarrollar formas detalladas de evitar cualquier acercamiento a los desechos fecales. Es así como llegan a inventar intrincados planes para evitarlas.
Lamentablemente es posible empeorar los efectos de esta fobia generando inconscientemente efectos secundarios.

Pero es importante conocer las formas básicas de las sensaciones que nos avisan que algo extraño está sucediendo.
A saber:

  • Intenso pánico.
  • Incontrolables temblores fruto del miedo.
  • Exceso de sudoración.
  • Palpitaciones incrementadas por la sensación
  • Fatigas
  • Respiración agitada y que genera cansancio.
  • Perder el conocimiento
  • No controlar los esfínteres frente a la urgencia de ir a una sala de baño.
  • Hacerse daño huyendo del encuentro no deseado.

 

 Efectos sociales de la Coprofobia

La coprofobia también puede tener un grave impacto en la vida social de un individuo. Comúnmente, las personas que padecen fobias como ésta, pueden caer en depresión por no tener los medios para defenderse.

La depresión es, con ventaja acumulada, la peor de las secuelas de la coprofobia. Pero es, además, una de las principales causas de la disociación social en individuos que sufren cualquier fobia.
Muchos empiezan a alejarse de los demás socialmente. Apartarse de la convivencia social, suele ser una de las formas de esconder el padecimiento de una fobia. Cierto es que los temores generan pena y más aún, vergüenza de uno mismo.

Pero… ¿es posible superarlo? Como siempre debemos estar seguros que no existe solución mágica que caiga del cielo. Asumir la realidad y empezar a enfrentarla es apenas el primer paso para lograrlo.
Los seres humanos no se pueden permitir perder el control de su vida. Sus necesidades y su entorno social son una razón importante para vivirla a plenitud. Pero el miedo a las heces, es, claramente, la peor de las razones para perder el control.

Tratamiento

Otras fobias como el miedo a las alturas o los espacios llenos de gente, tienden a ser más común. Y suelen ser mejor entendida socialmente que la coprofobia. Este hecho lleva a muchos a reír ante la sola idea de que alguien tenga coprofobia.

Para las personas que sufren de esta condición, sin embargo, no es un asunto de risa. Como un miedo persistente, las personas que padecen estos síntomas de batalla de coprofobia siempre creen ser los únicos. Se llega a creer, a diario, que somos las únicas personas en vivir algo similar.
Sí se puede eliminar este miedo a lo relacionado con las heces, un profesional calificado y nuestro esfuerzo pueden lograrlo. Con la ayuda adecuada y un poco de tiempo y esfuerzo, suelen las personas superar este mal.

 Conclusiones

coprofobia

Es importante que cerremos estas reflexiones con algunas ideas fundamentales que debemos recordar cada vez que escuchemos el termino coprofobia. Hagamos pues un resumen de ideas.

  • La coprofobia es una fobia particular que lleva a quien la padece a rechazar todo lo relacionado con las heces.
  • Su aparición no está unida a ninguna experiencia personal particular y aún no se conoce con detalle que la desata.
  • La aparición de síntomas similares a otras fobias nos debe llevar a buscar la ayuda necesaria para identificar nuestra particularidad.
  • Ansiedad, temblores, sudoración, nauseas, pérdida del conocimiento, palpitaciones aceleradas y otros, son parte de las manifestaciones de nuestro cuerpo.
  • El miedo a experiencias relacionadas con las heces aparece y descontrola la vida. Esto hace que las personas huyan hasta de los baños sin importar lo pulcros que puedan estar.
  • Asistir a un profesional de la psiquiatría es necesario para poder superar la coprofobia. No evitemos su ayuda, mejor pronto que tarde asistamos a su auxilio.
  • La coprofobia afecta nuestra vida social, ya que evitamos encuentros o relaciones donde este mal pueda ser notado por otros. No permitamos que esto suceda, compartamos nuestra condición y busquemos ayuda para afrontarla.

La Coprofobia es un mal que afecta nuestra psique y que puede adueñarse de nuestra vida. No dejemos al mal vencer y apoderarse de nuestra existencia impidiéndonos ser felices. No olvides… lucha siempre por ser feliz…