Saltar al contenido

Apeirofobia

El infinito tiene un aspecto impresionante, pero su inmensidad para algunas personas es agobiante. Lo que se pudiera inferir en que han desarrollado el trastorno de la apeirofobia. Es un desequilibrio algo extraño, pero sucede y hay que entender la magnitud del mismo.

 La apeirofobia y la creencia de que todo está en control

apeirofobia

El miedo desmesurado tiene su razón de ser, sin embargo, existen algunas personas que no le ven la lógica. Es decir, no entienden como alguien entre en una zozobra cada vez que se presenta a un ambiente bastante grande.

La apeirofobia o el terror a lo inmenso es un trastorno muy curioso. Esto se debe a que el foco del miedo es algo muy abstracto. Por lo tanto, la persona afectada pudiera sentir angustia en cualquier momento, hasta con solo apreciar imágenes del universo. Ese único hecho activaría el desorden emocional.

 Entendiendo las razones del surgimiento de este trastorno

Las causas de la apeirofobia, son difíciles de entender, no obstante, se tratará de analizar para exponer los posibles motivos de esta afección:

Episodio

Probablemente cuando pequeño, el individuo fue expuesto a un espacio inmenso y quedó solo por muchas horas. Al observar el horizonte sin verle fin, quizás le causó un trauma que surgió posteriormente.

Pensamiento

Las personas que tienen una forma de pensar muy rígida, están propensos a sufrir de ansiedad. Debido a que son incapaces de considerar alternativas para la solución de un problema. Se empeñan en lo primero que se le vino a la mente.

Suelen reaccionar con miedo y agresividad ante quien lo contradiga, esta forma de actuar puede deberse a experiencias de abuso.

Información

El afectado, pudo estar expuesto a documentación reiterativa sobre el significado, negativo, que posee de las ideas de infinito.

Orden y control

Cuando se tiene la obsesión de que todo está en orden y bajo control. En este caso, el paciente puede presentar un trastorno severo de ansiedad al toparse con el concepto de eternidad. Esto se debe a que no logra dominar algo que no sea finito.

No descuidar las señales

Probablemente se piense que la apeirofobia, como es emocional, no limita a la persona, nada más lejos de la realidad. Es aconsejable estar pendiente de los síntomas para tomar acciones correctivas, esto varía de acuerdo al terror que se experimente:

Vértigo

Es una sensación inevitable, la persona tranquilamente trata de dormir y de repente le llegan imágenes del universo. Iniciándose este síntoma tan desagradable.

Como se piensa que está entrando en contacto con el infinito, no siente ningún punto de apoyo. Por tal motivo tiene la impresión que no puede permanecer anclada y mantener cierto control de la situación.

Desconcierto

Es frecuente que se sientan atosigados por pensar de manera obsesiva en el espacio sideral, provocando pesadillas. Al despertar sienten un ataque de ansiedad y no logran conciliar el sueño.

Como se puede apreciar, todos estos síntomas están íntimamente ligados a la imaginación. Lamentablemente estas personas no pueden evitar el juego de imágenes que se presentan en su mente.
Según los expertos, no hay mucha información sobre la apeirofobia. Muchos alegan que no aparece reconocida como una fobia específica. No obstante, los pacientes experimentan los mismos síntomas cuando le sobreviene el ataque de ansiedad.

 Efectos de vivir con miedo

El miedo, la angustia, la zozobra, entre otros, son sentimientos que producen efectos psicológicos y físicos, veamos:

Psicológicos

Los pensamientos negativos afloran, los cuales impiden realizar actividades, hasta de visitar ciertos lugares.

Se ve afectada la autoestima, probablemente motivado a esos razonamientos tergiversados de la situación. El individuo se convence de que los demás se burlan de su padecer, llegando aislarse emocionalmente.

Por lo expuesto anteriormente, la consecuencia más temida es la depresión. Un miedo excesivo puede llevar a la persona a que complique, grandemente la salud.

Físicos

En condiciones normales, esta sensación de miedo despierta el instinto de supervivencia y se reacciona, rápidamente, ante el peligro. Lamentablemente, hay personas que no lo controlan y bajo su impacto, pueden llegar hasta paralizarse, sin lograr reaccionar.

El entorno familiar se ve afectado, porque para muchos es inconcebible ver una persona sufriendo de miedo extremo. No captan el motivo por el cual, se desequilibra emocionalmente. Por tal razón, esto puede generar en un efecto colateral, ya que puede resultar una carga tratar de controlarlo.

El paciente se siente muy mal, la mente logra tomar el control, dominando al individuo. El malestar físico es constante repercutiendo en el estómago y hasta llega a experimentar taquicardia. El pánico, puede llevar a tener dificultad para respirar, así como padecer una congoja en el pecho.

¿Cómo ganar la batalla?

Hay que conocer al enemigo para poder enfrentarlo y aplicar estrategias para vencerlo. En base a esto, es imperioso dejarle de dar valor. No permitirle que se inmiscuya en la mente tratando de tomar el control. La persona es la única responsable de la situación, al tener esto claro es posible proceder a diseñar las tácticas. Del individuo depende cambiar y superar el escollo para poder seguir con su vida.
Por supuesto que no es fácil, el paciente debe ser orientado para que erradique el problema. Es necesario acudir al especialista, ellos tienen las herramientas para lograrlo.

Con relación a lo expuesto anteriormente, conviene informar la existencia de un antiguo y famoso experimento del psicólogo John Watson. Mostró cómo se puede adquirir un miedo por condicionamiento.

Para esto, Watson utilizó a un niño quien se sentía feliz de jugar con ratas de laboratorio. Al iniciar el acondicionamiento, cada vez que el pequeño iba a tocarla, el especialista hacía un ruido fuerte que asustaba al chico. El pequeño aprendió muy rápidamente a tenerles miedo a estos animales y posteriormente ya no se quería acercar a ellas. Tampoco aceptaba ningún animal peludo, incluso le temía a la barba de Santa Claus.

Como se puede observar, el miedo es un proceso que se lleva a cabo inconscientemente. Pero abarquemos el tema de cómo hacer para escapar de ese sentimiento. Nuestro cerebro es una máquina de aprender. Así que, como se puede emplear el condicionamiento para enseñar un miedo, también es posible usarlo para olvidarlo. Las terapias más comunes, hoy en día se basan en la exposición. Es decir, mediante un ambiente controlado, donde el sujeto se dé cuenta, lentamente, que no corre peligro, afrontándolo gradualmente.

 El miedo al infinito llevado al cine

apeirofobia

Para finalizar, se cree prudente mencionar que al ver la película “Gravity”, se pudiera entender el terror de estas personas hacia el infinito. El director, plasmó espectacularmente el miedo y la angustia hacia lo eterno.“Gravity” es una aventura, donde las situaciones extremas causan una zozobra alucinante en el espectador. La trama se basa en el viaje al espacio de dos astronautas para realizar labores de mantenimiento a un satélite.  En la cual, desde la NASA, le informan que una colisión es inminente, la cual ocurre y quedan vagando por el espacio.

De hecho, el cortometraje se desarrolla teniendo como escenario la inmensidad del universo. Con unos efectos especiales que causan un terror constante.

Los comentarios de los espectadores han revelado que muchos sintieron ese terror a lo eterno. Estar en medio de la nada, ayuda a entender el problema de la apeirofobia.
No obstante, esta trama también logra transmitir que el control lo tiene uno mismo. Por lo tanto, logran dominar el pánico para retornar a casa. Por supuesto, no se recomienda ser vista por personas que atraviesan este problema emocional.