Saltar al contenido

Agateofobia

El nombre Agateofobia está conformado por el prefijo Agateo. Es utilizado para referirse al término locura o insensatez. Se le define como un miedo anormal que persiste y que puede afectar la vida del paciente.

Esta fobia proviene del miedo que se siente a la locura. Generalmente, se le conoce igualmente como maniaphobia o dementophobia. Es el miedo que se puede sentir de perder la razón en un momento determinado.

¿Cómo afecta esta enfermedad en la vida del paciente?

Agateofobia

Afecta irremediablemente la calidad de vida del paciente. Ya que, esta presenta en temores ilógicos a perder la razón de forma temporal o permanente.

En los casos donde se presenta este tipo de fobia, las personas normalmente padecen de periodos casi interminables de sofocación. Debido a esto el paciente puede sentir recurrentes accesos de pánico.

El agaetófobo ve afectada su manera de vivir ya que la fobia lo lleva a separarse de sus familiares y amigos. Los temores pueden estar latentes en todo momento o son causados por estímulos externos.
Por lo tanto, algunos pacientes sienten los miedos casi la mayor parte del tiempo. De hecho, otras lo hacen ante estímulos inmediatos, esto depende de cada persona en particular.

¿Qué causa la Agateofobia?

Ésta, al igual que la mayoría de las fobias, proviene de la psique subconsciente. De tal manera, que se refleja como un mecanismo para protegerse, es decir de forma inconsciente el paciente crea en su mente un mecanismo de defensa.

Es parecida a las características de las otras fobias. También, puede estar arraigada en un conflicto emocional que él paciente no ha resuelto. De tal forma, que surge por algún momento vivido en el pasado en el que una situación relacionada con la locura puede haberle generado un trauma.

Generalmente, esto se debe al hecho de que las principales formas de aprender de los seres humanos son a través de las emociones.Es decir; la forma de reaccionar ante las diferentes situaciones.

Por lo tanto, si a un individuo le sucede algún hecho traumático asociado con la locura, podría convertirse en un futuro en fobia. Ya que es una potente asociación negativa.

Sin embargo, a pesar de que la fobia pudo haber sido originada por un acontecimiento en la vida real. También, es posible que se desencadene a raíz de una película o por la cercanía con personas que presenten enfermedades mentales.

¿Cuales son los síntomas?

La agateofobia está ligada a cualquier evento que haya ocurrido en el pasado. Sobre el cual se le relaciona con demencia, convirtiéndose en un trauma emocional.

Estos son los mismos que sufren los pacientes de cualquier tipo de fobia que seguro ya usted conoce. De hecho, estos varían según las situaciones y estímulos directos o indirectos. Por lo tanto, van desde pulsaciones anormales del corazón hasta dificultades para respirar.
Se puede identificar la agateofobia con los siguientes síntomas:

  • Sudoración.
  • Nauseas.
  • Respiración rápida.
  • Sentimientos de miedo.
  • Temor al cambio.
  • Angustia frente a una nueva situación.

Estos síntomas se manifiestan ante un miedo ilógico. Los mismos pueden desaparecer con tan solo alejar a la persona del hecho o circunstancia que le produce la fobia, que en este caso es miedo a la locura. Sin embargo, esto no remedia la fobia en sí, sino que simplemente elimina los síntomas.

¿A qué se debe esta enfermedad?

Al producirse un cambio en su vida, sea externa o internamente, el paciente lo que experimenta es algo nocivo que lo relacionan con algo eminentemente peligroso para él.

Se niegan aceptar cualquier cambio que pueda afectar la tranquilidad de su espacio.

¿Qué tipo de tratamiento se debe seguir?

Para controlar esta enfermedad el médico utiliza tratamientos con diferentes medicamentos, sin embargo estos pueden causar efectos secundarios o síntomas de abstinencia que podrían ser riesgoso si se dejan de consumir.

Justamente, es por eso que si se indican medicinas, las mismas deben ser prescritas de manera temporal.

Así mismo, en la actualidad muchos terapeutas han optado por buscar otra manera de enfocar las enfermedades que provienen de las fobias.

La medicina alternativa, es para el tratamiento de la agateofobia una nueva propuesta. Esta opción la han decidido por los efectos secundarios que ocurren en el paciente.

Para el psicólogo, la medicina alternativa ofrece otro tipo de tratamiento el cual se trabaja con el control de la mente, llamadas terapias psicológicas, en la que se puede prestar ayuda a la psique del paciente permitiendo que este se sienta libre de la locura, requiriendo de múltiples sesiones que ayudaran a hacerle frente la fobia. Podemos nombrar algunas de ellas:

Exposición

Consiste en enfrentarse de manera gradual a lo que genera la fobia. Aunque lo puede intentar uno por su cuenta, es mejor que lo haga en compañía de un profesional. Si la fobia no es demasiado fuerte, esta técnica es la mejor.

Cognitiva

Es muy diferente a la de exposición. Esta terapia trata de que el paciente aprenda más acerca de lo que teme. A pesar de su éxito, se considera inferior a la anterior.

Choque

Esta terapia es mucho más agresiva. Debe realizarse con un especialista. Básicamente consiste, en enfrentar la fobia hasta que la persona logre controlar su ansiedad.

Alternativas

Existen decenas de terapias alternativas. Se debe aclarar que estas terapias no están avaladas científicamente, entre las más conocidas se encuentran:

  • Libros de autoayuda.
  • Flores de Bach.
  • Programación neurolingüística.
  • Terapias de regresión.
  • Hipnoterapia.
  • Psicoterapia.
  • Consejería.
  • Técnicas de PNL.

 ¿Cuáles son las limitantes de aquel que sufre de agateofobia?

El enfermo es quien se limita o se predispone de lo que realizará, es un temor de ser rechazado y ser anulado. Ese rechazo hace que pierda toda seguridad.

Es allí que la mente comienza a jugar con la situación que se está desenvolviendo, sintiendo que va a enloquecer por no saber cómo resolver o afrontarlo. Es el miedo de perder el control de la mente y entorno.

 ¿Qué aportar sobre la agateofobia?

Esta enfermedad se debe transformar en algo positivo al saberla canalizar, la negatividad es una asociación de sufrir trastornos mentales.
La manera que se reaccione en las diferentes situaciones es donde las personas aprenden a transformar la fobia para prepararse hacia un mejor futuro.
El ser humano actualmente pasa por muchas situaciones derivadas de la presión social acarreada por las redes sociales en donde siempre se ve expuesto al escarnio público.

Es probable que exista el miedo a perder el control de la mente y de su ambiente. El miedo a no hacer felices a los demás.

Quizás el deseo de realizar algo distinto puede hacer que en su mente anticipe las consecuencias, y la persona sienta que lo van a tildar de loco y sentir el repudio social, tener sensación de angustia, incomodidad ante la posibilidad de perder la razón.

El temor a la locura y al repudio o reclusión de los enfermos mentales es algo que con frecuencia se vive en todas las culturas y sociedades. Este temor impidió en otras épocas el poder realizar un enfoque científico acerca de la locura y su naturaleza.

El ser humano que ha conseguido una condición mentalmente sana es el que logra hacerse responsable de sus temores más primitivos, el que es capaz de no poner sobre los demás sus propios aspectos negativos ni idealizar sus fantasías, observando constantemente la relatividad de una realidad que a la vez es buena y mala.

Un freno a la locura

Agateofobia

Únicamente perdiendo el temor a la propia locura se puede abrir un camino hacia el tratamiento del problema. La idea que tenemos de esta situación tan frágil de la mente de todos nosotros prueba ese temor a la locura como un quebrantamiento del equilibrio y el resurgimiento de angustias y confusiones relacionadas con problemas de identidad en donde uno se desconoce a sí mismo y a los demás o envidia la identidad de otros.